A una semana de su regreso, nadie sabe qué le pasó a Marco Antonio

Comment
Agenda Noticias / Staff
Ciudad de México

Marco Antonio Sánchez Flores, estudiante de la Preparatoria 8 de la UNAM, fue detenido por policías de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) la tarde del pasado 23 de enero en inmediaciones de la estación El Rosario del Metrobús.

Tras no informarse formalmente de su estado físico a su familia, sus padres comenzaron una búsqueda que culminó la noche del domingo, cuando finalmente fue ubicado en el municipio Melchor Ocampo del Estado de México, aproximadamente a 30 kilómetros al norte del lugar de su desaparición.

El hecho de que agentes capitalinos lo hayan detenido, presuntamente golpeado y que no se haya informado a sus familiares de su situación, desató una serie de movilizaciones, protestas y reclamos a la autoridad por su ubicación y estado físico.

Las fotos de su localización lo mostraban con marcas de golpes en el rostro, pero ni autoridades del Estado de México ni capitalinas han tomado responsabilidad por los daños perpetrados al menor, quien en estos momentos permanece internado en un hospital infantil.

De momento, lo que se sabe del caso es lo siguiente:
Detenciones y ubicación:
Marco Antonio fue detenido la tarde del 23 de enero por policías capitalinos cerca del paradero El Rosario. Según narraron testigos a medios de comunicación, los agentes lo habrían golpeado y dicho que lo trasladarían a un Ministerio Público debido a que, aparentemente, había sido señalado por robo.

Sin embargo, en entrevista con Imagen TV, dos de los agentes involucrados en dicha detención aseguraron que lo detuvieron en el andén del Metrobús y que, tras realizarle una revisión, determinaron que no había ilícito que perseguir y lo dejaron en libertad. Los uniformados negaron haber agredido físicamente el joven.

Del estudiante no se supo nada sino hasta la tarde del domingo, cuando autoridades del municipio de Tlalnepantla, en el Estado de México, informaron que la noche del sábado fue puesto a disposición de un juez cívico luego de haber sido encontrado “deambulando” alrededor de una estación del Tren Suburbano ubicada cerca de la avenida Mario Colín.

Finalmente, el joven fue plenamente ubicado e identificado horas después, en calles del municipio Melchor Ocampo, con ropa que no era la misma con la que fue visto por última vez y en un aparente estado de “shock”.

La violación de sus derechos:
Al ser menor de edad, cualquier detención o proceso legal tuvo que haber sido notificado de inmediato a sus padres. Sin embargo, ni los agentes de la SSP ni los mexiquenses alertaron a su familia sobre su ubicación; fue un contacto entre autoridades, y derivado de la presión social del caso, lo que provocó que el menor fuera ubicado mediante cámaras de seguridad.

La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) alertó que el tratamiento del caso podría afectar la integridad del joven, debido a que la difusión de imágenes del estado en el que fue encontrado pudo derivar en su criminalización. Incluso, un diario de circulación nacional, tituló como “No estaba muerto, andaba de parranda” la nota informativa con la que consignó el caso.

Su estado físico:
En el reporte original de su desaparición, elaborado con base en declaraciones de testigos, se relató que los agentes encargados de su arresto en El Rosario lo habrían agredido físicamente. Esa versión ha sido rechazada por las autoridades, pese a que ayer se le observaron aparentes marcas de golpes en su rostro y partes del cuerpo.

De acuerdo con información proporcionada por sus familiares, hasta el momento el único estudio formal del que tienen conocimiento es una resonancia magnética, pero por su estado actual no se han podido realizar otro tipo de exámenes médicos.

La respuesta de las autoridades:
Ni las autoridades de la Ciudad de México ni del Estado de México se han pronunciado sobre el estado físico y emocional en que fue hallado Marco Antonio. El propio procurador Edmundo Garrido dijo que se tendrá su declaración ministerial de los hechos en el momento en que se encuentre en condiciones de proporcionarla.

Además, la tarde del domingo 28 de enero, se informó que la división de Asuntos Internos inició una investigación contra los 4 agentes involucrados en su arresto inicial, de los cuales 2 fueron arrestados de forma interina. Como parte del proceso, la procuraduría obtuvo grabaciones, bitácora y el registro GPS de la patrulla que habría abordado el menor de edad.

El lunes 29 de enero, Marco Antonio fue ingresado al Hospital Psiquiátrico Infantil “Juan N. Navarro”, luego de encontrarse con sus padres en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado de México, tras pasar mas de cinco días desaparecido.

De acuerdo con su padres, contrario a algunos reportes preliminares, el joven si reaccionaba a su nombre e incluso lloró en el reencuentro con su familia en el reencuentro. Sin embargo había pasado la mayor parte del tiempo sedado, también se le realizaron exámenes de sangre, entre otros estudios.

El día viernes 2 del presente mes, se dio a conocer un vídeo donde aparece el joven marco, tocando el timbre de una casa, en este vídeo, Marco no se muestra con signos de golpes o sangrado, dicha prueba será agregada ala carpeta de investigación para armar la historia del trayecto del estudiante, aseguró el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera.

El mismo día, el padre de Marco Antonio dijo que su hijo ya se encontraba en mejor estado, y ya hablaba con lucides, pero que aun quedaban muchas dudas sin resolver, como: ¿quien le cambio la ropa a Marco Antonio?, entre otras tantas preguntas.

A una semana de haber dado con su paradero, Marco Antonio sigue en observación Medica, mientras que la Comisión de Derechos Humanos le sigue dando seguimiento al caso.

Con información de SDP Noticias

Estudiante de la Preparatoria 8 de la UNAM
Te puede Interesar

Notas Relacionadas

Discussion about this post